Si no tomamos conciencia de la importancia del reciclaje, en las próximas décadas
habrá más plásticos flotando en nuestros mares que peces
.

Las masas de agua sostienen una diversidad asombrosa de organismos naturales con, por ejemplo, alrededor de 70.000 especies de moluscos, 40.000 de crustáceos, 29.300 de peces y 5.743 de anfibios (www.iucnredlist.org), junto con una multitud de especies de mamíferos, aves, reptiles, y de microscópicos insectos y plantas acuáticas.

Se estima que entre el 50% y el 80% de la biodiversidad del mundo se encuentra en los océanos (www.panda.org).

Todos los animales y las plantas dependen del agua, con la agricultura como consumidor notable, que registra un uso del 70% del agua dulce disponible. Además de las necesidades diarias de consumo de agua dulce, el agua provee de oportunidades valiosas para la higiene humana, la generación de energía, el ocio y para la creación de medios de vida.

Alrededor del 60% de la población mundial vive a menos de 60 kilómetros del mar, pero fallamos al no cuidar cómo deberíamos aprovechar este recurso tan valioso. Más de 450 kilómetros cúbicos de desperdicios son arrojados al mar cada año, algunos de ellos, altamente tóxicos y no biodegradables.
(Fuente: Aquarium Strategy de la WAZA 2009)